Se trata de Raquel Batista, una dominicana que es abogada de profesión y ha defendido por dos décadas  los derechos de los inmigrantes en EEUU.